INDIA 
Itinerarios Lugares Información Hoteles Auroville Sai Baba
 

JODHPUR
 

mapjodh.gif (815 bytes)

Población: 600.000. El mayor núcleo urbano del Rajasthan después de Jaipur, Jodhpur se halla en el límite del desierto de Thar. La ciudad se extiende alrededor de un impresionante fuerte en la cima de un escarpado risco que se yergue justo en el centro de la localidad. Jodhpur fue fundada en 1459 por Rao Jodha, un jefe del clan Rajput conocido con el nombre de los Rathores. Sus descendientes no sólo gobernaron Jodhpur, sino también otros principados Rajput. Antiguamente el reino de Rathore se llamaba Marwar, la «Tierra de la Muerte». El casco antiguo de Jodhpur está delimitado por una muralla de 10 km de perímetro, construida un siglo después de la fundación de la ciudad. Desde el fuerte, se puede ver con claridad dónde termina la ciudad vieja y dónde empieza la nueva. Resulta fascinante vagar por el laberinto de callejuelas sinuosas del centro histórico. Ocho puertas conducen al exterior del sector amurallado. Se trata de una de las ciudades más interesantes de la India y es de aquí de donde esos pantalones holgados de montar, los jodhpurs, adoptaron su nombre. Hoy en día, es más probable que los vea por las calles de Saraushtra, en Gujarat, que aquí.
Fuerte Meherangarh
Administrado aún por el antiguo maharaja de Jodhpur, el majestuoso fuerte se extiende en lo alto de un risco de 125 m de altura. Se trata de la fortaleza más imponente y formidable del Rajasthan. Un sinuoso camino lleva a la entrada desde la ciudad, que se extiende a sus pies. La primera puerta dañada por el impacto de proyectiles indica que este fuerte se ganó a pulso su supervivencia. Entre las otras puertas figuran la Jayapol, construida por el maharaja Man Singh en 1806 a continuación de su victoria sobre los ejércitos de Jaipur y Bikaner, y la Fatehpol o «Puerta de la Victoria», erigida por el maharaja Ajit Singh para conmemorar la derrota de los mogoles. La última puerta es la llamada Lahapol, o «Puerta de Hierro», junto a la cual hay quince huellas de manos, vestigios del sati de las viudas del maharaja Man Singh, que se arrojaron a su pira funeraria en 1843.
Aún hoy despierta devoción, y suelen estar recubiertas de polvo rojo. En el interior del fuerte hay una serie de patios y palacios. Las dependencias palatinas tienen nombres sugestivos, como el Moti Mahal, o «Palacio de la Perla», el Sukh Mahal, o «Palacio del Placer», y el Phool Mahal, o «Palacio de la Flor». Albergan una fantástica colección de atavíos de la realeza india, una exhibición de sillas de elefante, que utilizaban los maharajaes cuando montaban sus paquidermos en los fastuosos desfiles urbanos, así como pinturas en miniatura de escuelas diversas, instrumentos musicales populares y el inevitable armamento rajput, además de palanquines, muebles y trajes. En una sala, hay hasta una exposición de cunas infantiles. Por último, hay una tienda enorme, lujosa y hermosísima, originalmente confeccionada para los emperadores mogoles pero arrebatada como parte de un botín por los rajputs al término de una de sus muchas batallas.

Las dependencias de palacio presentan bellos adornos y pinturas, así como celosías de arenisca roja delicadamente labradas. Es uno de los mejores museos palaciegos del Rajasthan. En el ala Sur del fuerte, los viejos cañones se asoman desde las murallas sobre el precipicio que cae en picado sobre la ciudad antigua. No hay barandilla, y desde aquí se oyen con claridad las voces y ruidos transportados por las corrientes de aire desde las casas congregadas al pie del risco. Las vistas desde la muralla son sencillamente mágicas. Desde aquí distinguirá también las numerosas casas pintadas de azul pertenecientes a los brahmanes.

El Templo Chamunda, consagrado a Durga, se levanta en este sector del fuerte. La fortaleza está abierta al público de 9.00 a 17.00 horas. Un grupo de músicos suele recibir a los visitantes junto a la entrada con unos alegres sones rajasthanis (que ambientan la visita a esta sensacional fortaleza), y aprecian también que se les dé una propina.
Jaswant Thanda
Este monumento conmemorativo de mármol blanco dedicado al maharaja Jaswant Singh II se halla junto al camino de descenso desde el fuerte. Al cenotafio, construido en 1899, le siguieron el crematorio real y tres cenotafios más tardíos que se encuentran próximos. En su interior se exhiben retratos de los diversos gobernadores de Jodhpur.
Torre del reloj y mercados
La torre del reloj es un punto de referencia útil en el casco antiguo. El pintoresco Sardar Market se halla próximo a la torre, y desde aquí salen callejones estrechos que conducen a los bazares donde se venden tejidos, objetos de platería y productos artesanales.
Jardines Umaid y Museos
El Tourist Bungalow están en un extremo de los Jardines Umaid, en High Court Rd. El Museo del Gobierno, en el interior del recinto, presenta una colección única y entretenida. Puesto que no se ha modificado casi nada desde que se marcharon los británicos, se trata de una exposición del período del Raj (Imperio) congelada en el tiempo. Hay docenas de animales disecados y apolillados, incluida una serie de pájaros del desierto casi desplumados en dos vitrinas, ambas decoradas con espinos. Algunas de estas aves se han caído de sus varas y permanecen rígidas en el suelo, con las patas hacia el techo. En la sección militar se exhiben unas voluminosas maquetas de biplanos construidas en madera y un extraordinario buque de guerra de latón. El museo abre de 10.00 a 16.30 horas. En los jardines hay un zoo y una biblioteca.
Palacio Umaid Bhawan
El maharaja Umaid Singh, que falleció en 1947, residía en principio en el Palacio Raika Bagh, pero en 1928 inició la edificación del Palacio Umaid Bhawan en las afueras de la ciudad. Construido en mármol y arenisca roja, este inmenso edificio es conocido también como el Palacio Chhittar, a causa de la piedra caliza aprovechada del chhittar local. Fue diseñado por el presidente del British Royal Institute of Architects, y no se concluyó hasta 1943. Probablemente, el rasgo más destacado de este palacio reside en el hecho de que se erigió poco antes de la independencia. Parece como si el maharaja y sus asesores británicos fueran ajenos a la circunstancia de que los disturbios previos a la independencia estaban a la vue1ta de la esquina y que los maharajaes, los Estados principescos y las extravagancias propias de esta clase social pronto pasarían a formar parte de la historia.
Tal vez hubiese sido más conveniente realizar obras de un carácter más beneficioso en el plano social. Tales consideraciones, no obstante, rara vez han sido recogidas por la conciencia de los gobernadores de cualquier parte del mundo. Alguien ha sugerido que este palacio fue construido en función de una especie de programa de creación de puestos de trabajo. En nuestros días, el palacio ha sido transformado en un hotel... , ¡y vaya hotel! Si bien carece del estrafalario encanto de los hoteles palaciegos de Udaipur, compensa con creces esta deficiencia mediante su monumental grandiosidad. Muy pocos de quienes pueden permitírselo desaprovechan la ocasión de alojarse aquí, y en los pasillos se oyen idiomas de todo el planeta. El palacio admite la entrada de no residentes, y muchos van a cenar. Si no puede permitirse ese lujo, tome una cerveza fría en la terraza porticada del bar mientras escucha la melodía del sitar y la tabla.
Lago Sardar Samand
La ruta hasta esta reserva natural atraviesa una serie de pueblecitos pintorescos. Hay aquí un palacio veraniego del maharaja, donde es posible encontrar alojamiento. Dhawa, o Doli, es otro parque natural poblado de antílopes, a 45 km de Jodhpur en la ruta a Barmer.
 
(5411)4374-2323/ Bs.  AS.  - Argentina / info@travelog.com.ar
inicio | contacto | india | nepal | maldivias | china | tibet | camboya
malasia | laos | myanmar | thailandia | vietnam | bhután
Travelog ® 2004 • EVT Leg 3513