INDIA 
Itinerarios Lugares Información Hoteles Auroville Sai Baba
 

JAISALMER
 

mapjais.gif (808 bytes)

 
Población: 25.000. No hay ningún lugar de la India comparable a Jaisalmer. Jodhpur posee, sin duda alguna, uno de los complejos palacio-fortaleza más espectaculares del país, y tanto Chittorgarh y Khumbhalgarh superan a Jaisalmer con creces en fama y tamaño. No obstante, esta fortaleza. emplazada en pleno desierto, parece sacada de Las mil y una noches, y podrá trasladarse fácilmente con la imaginación al Afganistán de la Edad Media. Esta ciudad mágica, incomparablemente romántica y totalmente intacta ha recibido la denominación de «la Ciudad Dorada» debido a los tonos que el sol poniente arranca de sus murallas de piedra. Jaisalmer es todo esto y mucho más.

Nadie que realice el esfuerzo de llegar a este apartado enclave lo abandona decepcionado. Hace siglos, la posición estratégica de Jaisalmer en las rutas comerciales entre la India y Asia central le proporcionó una gran riqueza. Los mercaderes y ciudadanos edificaron magníficas viviendas y mansiones, todas exquisitamente construidas en madera y piedra caliza de color dorado. Estas havelis, como se las conoce, se encuentran en muchas partes del Rajasthan, pero en ningún sitio son tan exóticas como en Jaisalmer. Hasta las casas y tiendas más humildes desprenden algo de la devoción rajput por las artes decorativas en su forma más extravagante.

Es probable, además, que este aspecto persista bastante tiempo más, por cuanto las autoridades de la ciudad han dispuesto que todos los nuevos edificios se ajusten al estilo vigente. El auge del comercio marítimo y del puerto de Bombay dictaron el declive de Jaisalmer. Con la independencia, la división e interrupción de las rutas mercantiles a Pakistán determinaron, aparentemente, el destino de la ciudad, y la falta de agua pudo haber pronunciado la sentencia de muerte. Pero las guerras indopaquistaníes de 1965 y 1971 revelaron la importancia estratégica de Jaisalmer, y el canal del Rajasthan, al Norte, está empezando a inyectar vida en el desierto. Carreteras asfaltadas y una línea de ferrocarril la comunican ahora con el resto del Rajasthan. y hasta Ja electricidad ha llegado a este remoto rincón de la India.

En nuestros días, el turismo rivalizará muy pronto con las bases militares como pilar de la economía del municipio. Las bases militares apenas si afectan la vida de esta vieja ciudad, y sólo el ruido ocasional de aviones de guerra aterrizando o despegando a lo lejos perturba la tranquilidad de esta perla del desierto. En verdad no siempre ha sido tan pacífica, puesto que las fortalezas rara vez se han construido por razones estéticas y los jefes de las tribus medievales del desierto no fueron precisamente célebres por su espíritu apacible. La rivalidad y la ferocidad caballeresca entre los distintos clanes rajput estaban a la orden del día, y los rajputs bhatti de Jaisalmer eran guerreros muy respetados en toda la región.

Mientras que Jaisalmer escapó de la conquista directa de los gobernadores musulmanes de Delhi, padeció en cambio una serie de asedios y saqueos con la inevitable declaración de jauhar ante la perspectiva de una derrota inevitable. No existe, tal vez, otra ciudad rajasthani en la que resulte más fácil evocar el espíritu de aquella época. Cada piedra de la ciudad tiene una historia que contar.
Información y Orientación
Orientarse en Jaisalmer no es estrictamente necesario: se trata de un sitio ideal para vagar y perderse. Las calles delimitadas por las murallas del casco antiguo son un intrincado laberinto, pero lo bastante reducido como para que no resulte preocupante. Siga la que le parezca la direcci—n correcta y tarde o temprano llegar‡ a su destino. Antiguamente la ciudad vieja estaba rodeada por una extensa muralla, la mayor parte de la cual ha sido demolida en los œltimos a–os para la obtenci—n de materiales de construcci—n. No obstante, todav’a subsisten bastantes tramos, y, en su interior, el macizo fuerte que se yergue sobre la ciudad, el alrna mater de Jaisalmer. El propio fuerte es una confusi—n de callejuelas adoquinadas, templos jainistas y el antiguo palacio del ex gobernador, donde aun ondea su estandarte. La zona del mercado central se halla justo al pie de la colina, mientras que los bancos, el palacio nuevo y otros varios comercios y oficinas est‡n cerca de la Puerta Amar Sagar, al Oeste. Siga bordeando el casco viejo en esta direcci—n y llegar‡ al Tourist Bungaloiv. donde se localizan la oficina de turismo y Vayudoot.
Havelis
Las hermosas mansiones erigidas por los pr—speros mercaderes de Jaisalmer se denominan havelis, y varios de estos elegantes edificios de piedra caliza se conservan aœn en perfectas condiciones. No hay tarifa de entrada a las havelis,pero le incitar‡n a comprar esculturas en piedra y piezas por el estilo; hay algunas interesantes. Las havelis est‡n abiertas entre las 10.30 y las 17.00 horas.
Patwon ki Haveli
La más sofisticada y magnífica de todas las havelis de Jaisalmer se halla en un estrecho callejón. Una de sus dependencias está decorada con hermosos frescos. Se puede acceder al interior de la mansión, y hay una deliciosa vista desde el tejado.

Salim Singh ki Haveli
Esta haveli fue edificada hace unos trescientos años y aún sigue parcialmente habitada. Salim Singh fue primer ministro cuando Jaisalmer era capital de un Estado principesco, y su mansión posee una azotea porticada con espléndidas ménsulas esculpidas en forma de pavos reales. La mansión se encuentra al pie de la colina y, según dicen, tuvo en otro tiempo dos pisos adicionales de madera en un intento por igualar la altura del palacio del maharaja. Al parecer el propio maharaja ordenó derribar los pisos superiores.
Nathmal ki Haveli
Esta Haveli de finales del siglo XIX fue también residencia de un primer ministro. Las alas derecha e izquierda del edificio fueron diseñadas por dos hermanos y son muy similares, pero no idénticas. Elefantes de piedra caliza amarilla custodian la mansión, e incluso la puerta frontal es una obra de arte.
Estanque de Gadi Sagar
Este estanque, al Sur de las murallas, fue en días pasados el suministro de agua para la ciudad, y hay muchos pequeños templos y santuarios a su alrededor. Una amplia variedad de aves acuáticas se concentra aquí en invierno. Se dice que la bella entrada que atraviesa la carretera de acceso al estanque fue mandada construir por una célebre prostituta. Cuando ésta se ofreció para sufragar la construcción de la puerta, el maharaja denegó el permiso con el argumento de que tendría que pasar por debajo de ella en su camino hacia el estanque, lo cual le parecía impropio. Durante la ausencia del maharaja, la mujer edificó la puerta de todos modos, añadiéndole un templo a Krishna encima para que el rey no la destruyera.
Fuerte
Erigido en 116 por Rawal Jaisal, el fuerte culmina los 80 m de altura de la colina Trikuta. Aproximadamente, una cuarta parte de la población del casco antiguo reside en el interior de los muros del fuerte, que presentan 99 bastiones en todo su perímetro. Resulta fascinante deambular por este sitio. Nada ha cambiado aquí durante siglos, y si alguna vez se realizara un esfuerzo por concentrar el mayor número de casas, templos y palacios en la superficie más reducida posible, éste sería el resultado. Las callejuelas son estrechas y tortuosas, todas ellas empedradas y dotadas de un eficaz sistema de drenaje que las mantiene limpias de excrementos y charcos de agua.
El sitio es tranquilo: no se autoriza el tránsito de vehículos, e incluso los materiales de construcción han de ser transportados en camello. Desde los muros del fuerte se puede contemplar la ciudad antigua y el desierto circundante. Pasear en torno a las murallas externas de la fortaleza durante la puesta de sol es muy común, pero tenga en cuenta que todo el perímetro de los muros exteriores es utilizado como retrete público, así que fíjese dónde pisa. Al fuerte se accede a través de una serie de puertas que conducen a un patio amplio, al que da el antiguo palacio del maharaja, de siete plantas. La plaza fue empleada en otro tiempo para pasar revista a las tropas, escuchar peticiones y obsequiar a las visitas importantes con extrañas diversiones. Una parte del palacio está abierta al público, pero los horarios pueden ser irregulares.
Templos Jainistas
Dentro de los muros del fuerte hay un grupo de templos jainistas bellamente decorados que fueron erigidos entre los siglos XII y XV. Están dedicados a Rikhabdevji y a Sambhavanthji. La Gyan Bhandar, una biblioteca que contiene algunos manuscritos antiquísimos, se halla también en el complejo. Los templos están abiertos sólo por la mañana hasta las 12.00, y la biblioteca no abre más que de 10.00 a 11.00 horas. También hay templos consagrados a Shiva y Ganesh en el interior del fuerte.
Festividades
El Festival anual del Desierto comprende, al menos en teoría, carreras de camellos y danzas, música popular, baladas del desierto y funciones de marionetas, pero últimamente parece haberse convertido en una simple trampa comercial para turistas. La Tourist Development Corporation estatal instala un «complejo turístico» especial, con ocasión de este acontecimiento, similar al de Pushkar. El festival se celebra entre finales de enero y mediados de febrero, según el calendario lunar. Consulte en una oficina de turismo para averiguar las fechas exactas.
 
(5411)4374-2323/ Bs.  AS.  - Argentina / info@travelog.com.ar
inicio | contacto | india | nepal | maldivias | china | tibet | camboya
malasia | laos | myanmar | thailandia | vietnam | bhután
Travelog ® 2004 • EVT Leg 3513