INDIA 
Itinerarios Lugares Información Hoteles Auroville Sai Baba
 

AURANGABAD
 

Mapa de Aurangabad

Población: 210.000.
Es fácil pensar que Aurangabad es sólo un lugar donde alojarse cuando se visitan los templos rupestre de Ajanta y Ellora. En realidad, Aurangabad cuenta con numerosos alicientes que le permitirían conservar su posición de lugar de interés sino se viera ensombrecido por la cercana presencia de las famosas cuevas. La ciudad debe su nombre a Aurangzeb, pero en los comienzos de su historia se llamaba Khadke.
Cuevas de Ellora
Las cuevas de Ellora se encuentran a unos 30 Km de Aurangabad. Mientras las Cuevas de Ajanta destacan por sus pinturas, las de Ellora son interesantes por sus esculturas. Las Cuevas de Ellora empezaron a ser excavadas cuando ya se habían realizado las de Ajanta. Existe la creencia de que los artistas de Ajanta se trasladaron a Ellora cunado, de forma repentina, cesaron las obras en las primeras. A diferencia de Ajanta, las Cuevas de Ellora no son budistas en su totalidad;  lo son las de construcción más temprana, pero en esa época el budismo había entrado en decadencia y empezaron a excavarse templos rupestres hindúes y jainistas.
En Ellora hay 34 cuevas: 12 budistas, 17 hindúes y 5 jainistas. Aunque los templos están numerados de manera correlativa (desde el número 1, situado en el extremo Sur, hasta el 34, en el Norte) y los diversos grupos religiosos no se sobreponen, la disposición de las cuevas no sigue un orden cronológico. Se cree, por ejemplo, que la construcción de los templos rupestres hindúes se inició antes de que se hubiera terminado la de las cuevas budistas. Se piensa que estas últimas datan aproximadamente del 600 al 800, mientras que el origen de las hindúes se remonta al 900. La excavación de las cuevas jainistas no se inició hasta el 800 y las obras terminaron en torno al año 1.000.
La cuevas han sido practicadas en las laderas de una colina que discurre en dirección Norte-Sur. Como el relieve de la montaña no desciende a pico, en Ajanta, sino de forma gradual, muchas cuevas poseen ornamentados vestíbulos que dan acceso a los santuarios propiamente dicho. Las cuevas se extienden de Sur a Norte a lo largo de dos kilómetros.
Cuevas de Ajanta
Las Cuevas de Ajanta son más antiguas que las de Ellora, de manera que si prefiere ver las cuevas por orden cronológico debería visitar éstas primero. Aunque las Cuevas de Ellora pueden visitarse con comodidad partiendo de Aurangabad, para ver las de Ajanta resulta mucho más práctico alojarse en las proximidades que hacer una excursión de un día. A diferencia de las Cuevas de Ellora, que son budistas, hindúes y jainistas, todas las Cuevas de Ajanta son budistas; y mientras en Ellora las grutas son obras maestras de la escultura, lo que ha hecho famosas las cuevas de Ajanta son sus soberbias pinturas. El hecho de que fueran abandonadas por sus artífices, que emigraron a Ellora, junto con la decadencia del budismo hizo que las Cuevas de Ajanta fueran olvidadas de forma gradual. Su redescubrimiento fue espectacular. En 1819 tropezaron con ellas unos ingleses que se hallaban en una partida de caza. Su remota belleza pronto fue develada. Su aislamiento había contribuido a que gozaran de un buen estado de conservación que aún tienen en la actualidad varias de las pinturas.
Las cuevas están excavadas en la pared escarpada de una profunda garganta rocosa. Hay 29 cuevas practicadas en una curva de la garganta, así como un buen mirador al otro lado del precipicio. Datan del período comprendido entre el año 200 a. de C. y el 650 y su disposición no sigue el orden cronológico en que casi siempre se encuentran las Cuevas de Ellora; las más antiguas se hallan, en su mayor parte, en el centro, y las más recientes en ambos extremos. Las pinturas rupestres sufrieron un ligero proceso de deterioro después del redescubrimiento, y algunas restauraciones realizadas con torpeza también les ocasionaron daños. Entre 1920 y 1922 dos expertos italianos en arte llevaron a cabo un meticuloso trabajo de restauración y, desde esa época, las pinturas han sido conservadas con sumo cuidado. Muchas cuevas son oscuras y sin luz resulta difícil ver las pinturas.

Vale la pena comprar un ticket de iluminación, con el cual asegura el encendido de las luces por parte de los vigilantes de las cuevas. También puede apuntarse a una visita colectiva, aunque, en general, suelen cerrar las puertas cada vez que un grupo entra en una gruta. Cinco de las cuevas son chaityas (templos), mientras las otras 24 son viharas (monasterios). Las cuevas 8, 9, 10, 12 y 13 integran el grupo hinayana, el más antiguo, y las demás son de estilo mahayana. Los artistas de la escuela hinayana, más sencilla y austera, nunca representaban al Buda de forma directa; se aludía a su presencia a través de símbolos como la huella o la rueda de la ley. Las pinturas de Ajanta no son frescos en sentido estricto, sino témperas (una diferencia puramente técnica). Aunque las pinturas de Ajanta son especialmente notables, también hay muchas esculturas interesantes. Las cuevas están abiertas todos los días desde las 9.00 hasta las 17.30 horas.

Evite, si puede, visitar este lugar en fin de semana u otras festividades. En esos días, Ajanta parece atraer a la mitad de la población de la India y es una auténtica algarabía. Calcutta en hora punta no es nada comparado con lo que sucede aquí..., la cara opuesta del ambiente contemplativo que soñaron monjes y constructores.

 
(5411)4374-2323/ Bs.  AS.  - Argentina / info@travelog.com.ar
inicio | contacto | india | nepal | maldivias | china | tibet | camboya
malasia | laos | myanmar | thailandia | vietnam | bhután
Travelog ® 2004 • EVT Leg 3513